viernes, 1 de julio de 2011

Salida de copas con el Filósofo Cervecero

Aprovechando la entrada anterior de cervezas Checas, dejo la nota que recién pude termiar de un noche de copas en Praga con el Filósofo cervecero.

Llegué a Praga un viernes a las 12hs del mediodía. Como faltaban dos horas para el check in del hotel decidí pegarme una vueltita por los alrededores del hotel para mirar un poco y de paso hacer algo de tiempo. A las dos cuadras había un local con una vidriera bastante llamativa, tenia de decoración un saco con granos de cebada, unas plantas de lúpulo, algunas botellas viejas, una tapadora oxidada, y otros elementos de cervecería muy antiguos. Entré y vi que era un bar con todas las paredes pintadas con gráficos que hacían alusión a la cerveza. En una pared había el dibujo de una bodega con barriles, en otra gente macerando, en la otra unas plantas de lúpulo, etc. Mas tarde me enteré que ese bar era la entrada a un hotel, lamenté no haberlo conocido para haber reservado mi estadía ahí!
Tenían cuatro cervezas de la casa, una rubia, una rojiza, una negra y otra rubia pero con algo más de densidad inicial (de ésta última no tengo foto).


Chýně Rubia 10º: El aroma tenía un gran carácter mentolado y floral, también había bastante levadura. La espuma era blanca, inmejorablemente cremosa, sólida y duradera. El cuerpo tenía un color dorado profundo. En sabor había un fuerte balance hacia el dulzor del grano, un cuerpo contundente seguramente derivado de la decocción. La carbonatación era baja, muy sedosa. El final era muy maltoso, con bastante cuerpo.



Chýně Semi Dark: Gran aroma a caramelo, a toffe. Con las mismas características visuales de la espuma compacta y sólida. El cuerpo era color rojizo, un rojizo más bien oscuro. Esta cerveza era corpulenta y acaramelada, por momentos no daba la impresión de que fuera de baja fermentación. Bajo amargor y baja carbonatación, predominaba en todo momento el caramelo.


Chýně Dark: color negro profundo, espuma beige compacta y densa. Aroma con café, regaliz negro y chocolate amargo, este ultimo bien definido. En sabor tenia un amargor profundo, como si se les hubiera pasado la mano con los granos tostados, muy corpulenta y otra vez con carbonatación baja. Compleja y corpulenta, parecía una Stout. Para mi gusto desbalanceada con el amargor.


Chýně Rubia 12°: (no sé que pasó con la foto) menos aromática que la 10º, con algo mas de cuerpo y amargor, pero similar en los demás aspectos. Mas oscura en color eso si, con esa corona firme de espuma. Agradable y corpulenta, sedosa. Bastante llenadora.

Después de esto ingresé al hotel a eso de las 14.30hs y dos horas después me pasó a buscar Pivni, que trajo de regalo dos botellas (que ya tendrán su correspondiente reseña) y nos fuimos al bar U Slovanské Lípy que quedaba a unas dos cuadras del hotel.


La primera que Pivni pidió fue la versión filtrada y sin filtrar de una Kout na Šumavě rubia tradicional checa de 10º. Una muy buena idea pedir las dos juntas para poder comparar en el mismo momento las dos pintas. Lo primero que le pregunté a Pivni fue: ¿Cómo la sin filtrar está tan turbia si debe tener al menos un mes de maduración a 2ºC? A lo que me respondió: seguramente nos sirvieron el fondo del barril. En fin, la rubia sin filtrar tenia por supuesto mas aroma a levadura, daba la sensación de tener más cuerpo y también de ser algo más sedosa que la versión filtrada. La filtrada era algo más refrescante. Las dos bien ligeras y terriblemente tomables.



Después pedimos dos pintas de Kout na Šumavě 12º lo que sería (según me explicó Pivni) una Pilsner checa. Más corpulenta, más aromática y con un color más profundo. Una sabor también mas intenso a granos, le consulté a Pivni si tenia un porcentaje de grano munich en la receta pero me contestó que él se inclinaba mas por el lado del acentuado del grano debido a la triple decocción.



Después pedimos una versión oscura muy rica, la Tmavá 14º, se la denominaba Porter simplemente porque superaba el estandar de graduación plato de las cervezas tradicionales. Tenía un acentuado aroma a regaliz negro y caramelo, buen cuerpo, muy tomable. En sabor tenia un interesante perfil agridulce.
Muy rica y compleja.



Después pedimos la más fuerte de la casa, la Tmavá 18º que era una especie de Baltic Porter. La cerveza no vino en las mejores condiciones, estaba con un perfil acético leve, si bien la tomamos no la pude apreciar en todo su esplendor. Era mas robusta, alcohólica y acaramelada, me dio la impresión que podría llegar a asemejarse a una Doppelbock.



Después nos fuimos al bar Zlý Časy un lugar donde tenían unas 24 canillas. Pedimos unas pintas de una clásica rubia checa, muy tomable, si bien no era una locura de sabores, fue lo suficientemente correcta para acompañar el plato de la foto, carne cruda con huevo crudo y especias. Una linda patada ninja en la nuca para un sudamericano que no está acostumbrado!!!



Después seguimos con unas pintas de Bledá Tvar, una IPA al estilo norteamericano elaborada por una micro checa. Riquísima, mucho cascade norteamericano, pero llevaba dos lúpulos mas que supongo que son amarillo y simcoe.




Después pedimos unas pintas de una Dark que sinceramente ni me acuerdo como era (mi cara lo dice todo).






Después pedimos unas pintas de Hefe-Weizen de Matuška, una reconocida cervecería independiente Checa, con todas las características clásicas del estilo. Muy buena.






Después pedimos dos Schlenkerla Marzen, riquísima y con ahumados en su máxima expresión. Sabrosa, compleja, corpulenta. Impresionante!







Después pedimos una Schlenkerla UR-Bock, potente, alcohólica y ahumada.






Y después de esas quince pintas me gano la borrachera y el sueño así que, después de una agradable siesta en la mesa, me fui para el hotel.



Ese es todo el reporte de una agradable noche en Praga junto al Filósofo cervecero, solo me queda volver a darle las gracias por mostrarme algunas cervezas de su país.


Saludos!!

10 comentarios:

  1. Hola Eduardo la verdad que me divertí mucho con la review me iba imaginando la situación y como iba cambiando el paladar a medida que se tomaba más y más..ajaja para romper el mito hubo resaka al otro día con cerveza de tan digna calidad?
    Si tenes que elegir una para tomar hoy cual seria?

    cheers!

    ResponderEliminar
  2. Agrego info:

    Las primeras cervezas eran de Chýně, una micro a las afueras de Praga.

    Las otras eran de Kout na Šumavě, otra micro en la región de Pilsen. La porter en realidad era la Tmavá 14º, la Baltic Porter era Tmavá 18º, que entra en la categoría "Porter".

    Ah, sí, y el primer pub a donde fuimos juntos fue U Slovanské Lípy, el segundo fue Zlý Časy. La primera cerveza ya no me acuerdo cuál fue, la segunda fue Bledá Tvar, una IPA especialmente elaborada para el pub ese y creo que los lúpulos eran Cascade (o Amarillo) y Saaz, quizás algún toque de Citra. Simcoe no tenía porque acá no se consiguen.

    La Weizen fue de Matuška, estoy seguro....

    Buena noche pasamos.

    Zidd, te puedo jurar que si le das mucho a las cervezas sin filtrar, te regalo la resaca al día siguiente....

    ResponderEliminar
  3. Gracias Pivni por la info, ya le agrego los nombres a las cervezas!!

    ResponderEliminar
  4. Me sumo a la pregunta de Zidd, si bien son diferentes estilo, cual fue la cerveza checa que mas te gusto?
    Amigos mis que estuvieron en Praga y Pilsen, me comentaron que la cervezas checas no son tan limpias (hablo en referencia a las caracteristicas que le aportan levaduras lagers) como son comunmente las cerevzas de baja Fermentación.
    Y por ultimo cual te parecieron mejores, las lager de Chequia o Alemania?
    Abrazo
    Rodrigo (Santa Fe)

    ResponderEliminar
  5. Zidd y Rodrigo,

    En principio sí que tuve resaca, y me la saqué con unos abundantes chops de Pilsner Urquell.
    Si ahira tuviera que elegir una cerveza de esa salida sería seguramente la Tmavá 14º.

    En cuanto a las cervezas checas,
    Las cervezas checas son distintas de lo que conocemos como lager tradicional, haciendo referencia a casi siempre exponentes Alemanes.
    Las cervezas checas por empezar, en su mayoría tienen alguna leve proporción de diacetilo, en algunas se nota más y en otras menos, lo que le suele dar a las cervezas un cuerpo más untuoso y un aroma más dulce.
    Es cierto que las cervezas checas no tienen ese paladar limpio de lager Alemana, seguramente por tener una densidad final bastante superior a las Alemanas, y además que las cepas de levadura checa evidentemente tienen ese carácter, muy distinto en las Alemanas. Es por esto que a veces me parecía estar tomando una cerveza dorada que no era ni de baja ni de alta fermentación, sino que estaba en el medio, creo que ese es el mejor ejemplo para describir a las cervezas checas, aunque de verdad que es difícil describirlas con palabras.
    También hay que tener en cuenta que en una cerveza de DI 1040 y 3,9% hay que hilar muy fino para sentirse satisfecho con los sabores, estamos ante variedades de una leve maltosidad y leve lúpulo para no desbalancear. Mucho creen que las variedades checas se inclinan para un amargor profundo pero yo diría que es mas bien lo contrario.

    Como gusto puramente personal me quedaría con las lagers Alemanas.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  6. Para mí, la difrencia principal, en especial con las rubias, la hace la decocción. Casi todos las cervecerías checas, desde las más grandes a las más chicas, siguen haciendo macerado de decocción, en ocasiones hasta triple. Al otro lado de la frontera, hoy día son muy pocas las cervecerías alemanas que siguen usando decocción...

    ResponderEliminar
  7. Hay algo que tengo que agregar. Eduardo me hizo quedar mal. Cuando volví a Zlý Časy un par de días más tarde ya todos sabían de mi amigo argentino que muy borrachamente se había quedado dormido en la mesa, y me empezaron a preguntar si todos los argentinos son así de tiernos, las explicaciones no me las creyó nadie, un papelón...:)

    ResponderEliminar
  8. Tomou todas Eduardo! Muito bom! Tem que aproveitar mesmo. Abraço.

    ResponderEliminar
  9. Bueno, despues de 15 pintas (presumiblemente de medio litro) la mayoria de nosotros se quedaria dormido encima de la mesa. Hay que tener en cuenta que la cerveza es bastante tumbona.

    ResponderEliminar